Las App reinventan los negocios

Muchas veces las App se crean por la necesidad de las empresas de agilizar procesos, ayudar a la venta o apoyar procesos logísticos.

En otros casos, se crean para prestar servicios específicos:   comida, transporte, hospedaje, paseadores de mascotas e incluso para encontrar  alguien en el aeropuerto para pasar el tiempo, mientras esperas a que llegue la hora de tu vuelo.

Las posibilidades son inmensas en la era de lo móvil y la tecnología, nada es estático, todo se mueve; con ellas, los modelos de negocios.  No podemos negar que estos movimientos o avances, afectan o se llevan por delante a los que pretenden quedarse donde están, pero también favorece a los que se adaptan a los cambios fácilmente.

 

 

Las App permiten al usuario realizar diversas actividades sean estas de ocio o profesionales y a las empresas mostrar las bondades de su marca u ofrecer servicios adicionales.

Con el uso masivo de los smartphone, tabletas y otros dispositivos móviles, las App se han popularizado a tal punto que sirven para abrir puertas, pagar e incluso encender o apagar aparatos del hogar.

Esto nos lleva a definir los tipos de aplicaciones:  nativas, web e híbridas.  Las nativas, son App que se desarrollan para un sistema operativo determinado, por ejemplo para IOS,  Android o Windows Phone y se adaptan fácilmente a las funciones del dispositivo y tienen un costo elevado.

Las App para web, se pueden ejecutar en cualquier dispositivo o navegador, se utilizan con accesos directos como por ejemplo Google Chrome en Android.

Las App hibridas, es la fusión entre las dos tipos de aplicaciones se pueden utilizar en cualquier plataforma y dispositivo.

App

 

Ahora, es importante definir si la empresa necesita una App, para qué y de que tipo.  La respuesta a estas preguntas, te ayudarán a definir la viabilidad de la inversión.

Una App propia tiene entre sus objetivos:  generar visibilidad, complementar otras estrategias de marketing de la empresa, vender y fidelizar.

Sin embargo; para las empresas, a veces es más recomendable hacer parte de otras aplicaciones que tener una de la marca.   Por ejemplo, para un restaurante puede ser mejor hacer parte de Rappi o de Foursquare para atraer clientes cercanos al punto de venta.

Algunas marcas, optan por reinventarse y vender solo desde la App, otras complementan los servicios de la empresa con esta opción e incluso ofrecen valores agregados con su App.

Entonces, lo anterior debe analizarse a la luz de los objetivos de la empresa, del público objetivo, del tipo de producto o servicio que ofrezcan, del posicionamiento que tenga la marca y claro está, del presupuesto con que cuenten.

Volver al blog

 

 

 

 

 

 

 

Síguenos en Twitter

Video Recomendado

“Tenemos que vernos más”

Anuncio

Espacio para Pauta

Espacio para Pauta